Historias

La historia de Kirian

abril 17, 2020

«A menudo me decían que nunca llegaría a ser nada en mi vida». – La historia de Kirian

17 de abril de 2020 Ascentria Care Alliance

Kirian Vásquez, que creció en Honduras, fue abandonada a su suerte a los 14 años. Desde que tiene uso de razón, le han dicho que, como mujer, su trabajo es ser esposa y madre, nada más. «A menudo me decían que nunca llegaría a ser nada [in] mi vida», explica Kirian. Desesperada por escapar, Kirian huyó a Estados Unidos, donde, como menor no acompañada, fue puesta al cuidado del Programa de Menores Refugiados No Acompañados (URMP, por sus siglas en inglés) de Ascentria Care Alliance.

Kirian creció en Honduras con sus dos hermanas. Cuando ella y sus hermanas eran muy pequeñas, la madre de Kirian se fue a Estados Unidos, dejándolas atrás. Sin su madre, Kirian y sus hermanas quedaron al cuidado de familiares, donde sufrieron malos tratos físicos y abandono. «A menudo nos negaban la comida o nos daban muy poca… pasábamos mucha hambre todo el tiempo», dijo Kirian. «Recuerdo un momento de mi vida en el que [had] tuve que robar comida de mi propia casa para alimentarnos a mis hermanas y a mí. También nos ganaron muy a menudo».
Kirian asumió la responsabilidad de mantener a sus dos hermanas pequeñas.

Con sólo 14 años empezó a vivir sola. Trabajaba durante el día e iba a la escuela por la noche. Mientras tanto, en su comunidad, Kirian se sentía insegura. La delincuencia la rodeaba, sobre todo la violencia de las bandas. Un día, Kirian perdió su trabajo, y en ese momento se dio cuenta de que si se quedaba en Honduras, «…no sería más que una mujer con hijos…». No hay nada malo en ello, pero no era la vida que quería para mí. No quería casarme a una edad temprana y tener hijos con quien fuera sólo porque esa era la expectativa que tenía la gente. [for] me». Abandonada y maltratada por sus cuidadores e insegura en su hogar, la joven Kirian tomó la difícil decisión de huir de su país y buscar una vida mejor en Estados Unidos.

Kirian llegó a Estados Unidos no para perseguir un sueño, sino para huir de la violencia y la discriminación de género. «No tenía ningún sueño», compartió Kirian, «sólo quería escapar del tabú que se ha establecido durante muchas generaciones en nuestra sociedad y cultura; que una mujer tiene que casarse pronto y tener hijos a una edad muy temprana… No quería ser simplemente una mujer sin educación, sin futuro, sin espacio para crecer en una sociedad que pensaba que ir a la escuela era una pérdida de tiempo». Al crecer en Honduras, a Kirian le enseñaron que soñar con algo más que ser esposa y madre, como el sueño de tener una carrera, sólo ocurría en los cuentos de hadas. Llegó a Estados Unidos huyendo de esas creencias, sin darse cuenta aún de las oportunidades que se le presentarían a través del URMP de Ascentria.

A su llegada a Estados Unidos, Kirian quedó al cuidado del Programa de Menores Refugiados No Acompañados de Ascentria. Kirian se enfrentó a enormes retos en su nueva comunidad. Uno de los mayores retos y dificultades a los que me enfrenté fue el idioma. La barrera del idioma me hizo sentir frustrada muchas veces, [so] que quería volver a mi condado y no volver nunca aquí pasara lo que pasara». A pesar de estos retos, los apoyos que le ofreció Ascentria permitieron a Kirian seguir adelante: «Tuve un grupo de gente muy servicial a mi alrededor para asegurarse de que no me rendía. Tuve trabajadores sociales que aunque no hablaban [Spanish]…se esforzaron mucho para que no me hundiera… Ascentria ayudó mucho en eso [transition] asegurándose de que tuviera todo lo que necesitaba para centrarme en mis estudios en la escuela, y asegurándose de que me sintiera a gusto en casa con la familia de acogida.»

Kirian-6.JPG

Cuando se instaló en su hogar de acogida, Kirian se matriculó en un instituto local. Le sorprendió saber que era posible seguir estudiando. «Nunca pensé que podría ir a la escuela aquí. Pensaba que sólo… [rich] los niños podían ir a un instituto». La educación abrió la puerta a Kirian para soñar más allá de lo que antes creía posible. «Después de entrar en el instituto», describe Kirian, «empecé a soñar con ser alguien en la vida. Soñaba con ser agente del FBI, trabajadora social, abogada y muchas otras cosas». A partir de ahí, el futuro de Kirian se encaminó por una senda brillante.

Mientras Kirian seguía estudiando para obtener su título de secundaria, muchos de sus mentores la animaron a plantearse dedicarse a los negocios. No creía que fuera una opción, porque no se creía lo bastante lista. A pesar de sus dudas, Kirian aprendió inglés con éxito, se graduó en el instituto y fue aceptada en la universidad. Probó muchas carreras diferentes, como Justicia Penal, Psicología y Contabilidad. Ninguna de estas carreras le parecía adecuada, hasta que finalmente se decidió por Administración y Dirección de Empresas.

Kirian-4-(1).jpg

Hoy sigue habiendo mentores que animan a Kirian y le dicen que será una empresaria de éxito. A pesar de llevar años rechazando esa idea, Kirian decidió darse una oportunidad. A lo largo del último año, Kirian ha trabajado para alcanzar este nuevo sueño, y ha creado con orgullo y éxito su propia Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) en el sector del mármol y los azulejos. Sigue gestionando esta nueva empresa mientras trabaja para completar su licenciatura en Administración y Dirección de Empresas. Otro logro importante para Kirian ocurrió en julio de 2019; se convirtió en ciudadana estadounidense. En palabras de Kirian, ese fue «uno de los mayores logros que he tenido».

Reflexionando sobre su tiempo en el Programa de Menores Refugiados No Acompañados, Kirian compartió: «Estoy muy agradecida a todos los trabajadores sociales que tuve durante mi estancia en el programa». Compartió un consejo importante para otros jóvenes del programa: «Socializa con gente que te haga soñar a lo grande y tener éxito. Disfrutad de ser jóvenes, sed creativos, apreciad todos los consejos que os den vuestros padres de acogida y trabajadores sociales… Soñad siempre a lo grande y creed que lo imposible siempre es posible si se tiene fe.»

Hay muchos niños como Kirian en todo el mundo. Niños abandonados por sus padres, maltratados por sus cuidadores, amenazados por bandas u obligados a abandonar la escuela y trabajar a una edad temprana. Sean cuales sean sus historias, estos niños son personas con esperanzas, sueños y un inmenso potencial. El Programa de Menores Refugiados No Acompañados de Ascentria proporciona a estos niños el apoyo que necesitan para obtener una educación, establecer contactos en su nueva comunidad y entrar en la edad adulta con las aptitudes que necesitan para triunfar. Para saber cómo puede ayudar, visite www.ascentria.org/urm

Related Stories

Read Article

Ascentria anuncia el lanzamiento de PeopleFirst Pathways

Read Article

El viaje de Oksana y Juli: una historia de resistencia y dedicación

Read Article

Comentarios: Tyler en Good News Garage

What can we help you find?